• Alma Moya

El poder de una lista de verificación


Estar inmersos en situaciones que salen de nuestro control pueden llevarnos a procesos de ansiedad y, muchas veces, de falta de concentración. Una pandemia sin duda es un escenario del cual no tenemos la capacidad para interferir o modificar su curso y somos ciertamente reactivos. Pero tener la posibilidad de ser proactivos puede darse en la medida en la que utilicemos herramientas que nos permitan tener presente nuestras actividades y tareas. De esta manera lograremos seguirlas sin caer en la procrastinación o en sentirnos abrumados cuando las tareas empiezan a acumularse sin resolverse. Por más simple que parezca, es una conducta propia de una persona que cuenta con un alto dominio de planeación y organización. Así, aún en el momento tan difícil que vivimos, podemos dar inicio a nuevas formas de atender nuestras actividades y adoptar una lista como nuestra mejor compañera.


La lista puede hacerse más robusta a medida que comprobamos su funcionamiento, es decir, podríamos agregar fechas a cada tarea, priorizaciones, responsables, acciones que debemos llevar a cabo para cada tarea. De la misma forma, las ideas o nuevos quehaceres que tengamos deberemos incluirlos. Se podría decir que la lista es orgánica; lo que se cumple se va, pero no deja de crecer, pues nuevas actividades se van adicionando. Además, hay algo muy particular que sucede cuando una tarea se da por concluida: un sentimiento de logro. En estos tiempos, por pequeños que sean los resultados, he comprobado que se vuelven sumamente satisfactorios por anodinos que parezcan. Mi recomendación es que lo celebres, que te des cuenta de que aún en las difíciles circunstancias en las que hoy vivimos todos, seguimos andando el camino. No nos hemos detenido y esto es algo que podemos ver como positivo dentro de toda la vorágine que hoy nos envuelve.


Si bien podemos tener muchas limitaciones y pocas posibilidades de acción, te insto a que tomes en cuenta esta recomendación. Pronto te darás cuenta de que le da sentido a tu camino, sobretodo saber que aún cuando sean pequeñas cosas en realidad son grandes. Estarás también entrenándote en una competencia muy importante dentro del ámbito laboral: planeación y organización.

Por último, recuerda que una persona que planea y organiza de manera efectiva sabe establecer prioridades, identificar actividades y tareas. Si éstas son críticas, sabe cuándo deberán atenderse; si son tareas más robustas, sabe segmentarlas para poder ir completándolas con mayor facilidad. Una persona así sabe también definir qué tipo de requerimientos necesita y los anota para tenerlos presente en el momento necesario. Sabe programar y asignar un tiempo específico para la realización de las tareas y su cumplimiento para evitar conflictos entre la realización de otras. La lista permite un enfoque efectivo en las actividades y se evitan distracciones que interfieren en la realización de nuestro trabajo.

© 2020 Métodos Activos y Servicios de Consultoría, S.A.S. de C.V. Ciudad de México. contacto@mas-consultoria.com