• David Ahuja

El proceso de digitalización

Consideraciones para proyectos de desarrollo de software exitoso. Parte II

En la publicación anterior abordé parte de la problemática que se presenta dentro del área de desarrollo de aplicaciones de software, donde con frecuencia sabemos de proyectos que no llegaron a buen término. Mencioné dimensionar y dar seguimiento como dos componentes del proyecto en que la comunicación adecuada es especialmente importante. Hoy continuaré con otros dos que son clave para concluir con éxito un desarrollo: gestión del cambio y capacitación.

1. Gestión del cambio.

Todo proyecto inicia con la motivación de lograr controles más efectivos, procesos más estables y mejoras en capacidad de respuesta que, ya sean de propósito interno o hacia los clientes y proveedores, con la intención de lograr mayor competitividad e incrementar la oferta de valor hacia el mercado. Sin embargo, pese a que se busca el beneficio de la empresa, invariablemente aparecerá resistencia al cambio que hay que primero saber entender y gestionar para después incluso transformarla en impulso. Si quien impulsa el proyecto -idealmente la cabeza del área o de la organización- es capaz de leer y entender los motivos que provocan la resistencia, a través de una buena estrategia de comunicación junto con el uso de otras herramientas, podrá reducirla y en los mejores casos convertirla en una fuerza positiva para el proyecto. Es aquí donde la comunicación juega un papel importante, pues en la medida que las áreas impactadas

-toda la organización en muchos casos- comprendan la razón del proyecto y la forma en que el resultado deberá incidir en el trabajo diario, mayores probabilidades de éxito habrá. ¿Por qué? Porque la principal razón de resistencia es miedo a hacer las cosas diferentes, a la capacidad para aprender a usar una herramienta nueva, a que se automatice parte del trabajo y los puestos se reduzcan, a perder el control sobre la información, por mencionar algunos ejemplos.


2. Implementación y capacitación.

Una vez que el proyecto de desarrollo ha logrado concretar los requerimientos y se ha convertido en una aplicación utilizable, será necesario llevarla al ambiente de producción, lo cual implica que habrá que instruir a los futuros usuarios sobra la forma correcta de operarla. En este punto, el programa de capacitación y la manera de comunicarlo toma un papel relevante, pues deberá diseñarse la forma en que las personas que utilizarán el sistema serán preparadas, de modo que se utilice el lenguaje correcto y el nivel de información sea adecuado a los diferentes perfiles a quienes la capacitación irá dirigida.


Lo mismo ocurre durante la implementación, fase durante la cual seguramente incrementará la carga de trabajo por la necesidad de hacer las cosas simultáneamente de la forma anterior y de la propuesta por la nueva aplicación. La dirección del proyecto deberá considerar esto y comunicarlo de modo efectivo, dejando en claro que después de un posible inicio con dificultades habrá un beneficio evidente.


Como les decía en la primera parte, si están iniciando un desarrollo o están por hacerlo, los invito a considerar estos puntos y la forma y recursos, internos o externos con que serán atendidos durante la vida del proyecto.

© 2020 Métodos Activos y Servicios de Consultoría, S.A.S. de C.V. Ciudad de México. contacto@mas-consultoria.com