• David Ahuja

La gestión de una empresa orientada a datos


Hemos hablado en artículos anteriores acerca del proceso de digitalización de las empresas y algunos puntos a considerar que son clave para lograrlo. Si bien el hacerlo tiene como motivaciones iniciales la eficiencia, destrucción de silos, oportunidad de información y mejoras en la oferta al mercado, a veces no damos la importancia que tiene a una consecuencia del proceso de digitalización: la enorme disponibilidad de datos que provienen de fuentes tanto internas como externas. Y así como el tamaño de una empresa no define la posibilidad para digitalizarse, tampoco el número de empleados o de oficinas define el que una empresa pueda desarrollar una gestión orientada a datos que le permitan hacer diferencia y aumentar su oferta de valor.

El tránsito hacia este tipo de gestión inicia con la digitalización y, en cierta forma, podría considerarse como una etapa avanzada de esta última, marcado por la forma en que la empresa recupera, categoriza y analiza datos para producir información útil que repercutirá en mayor valor. Pero ¿cómo se da este proceso? Primero y muy importante, tener siempre presente que los datos y la información solamente tomarán valor cuando haya quien sepa interpretarlos y se haga las preguntas correctas. Para esto, la capacitación es fundamental, pues no puede asumirse que todos quienes toman decisiones sepan hacerlo; así, el desarrollo de la habilidad para entender cómo son calculados indicadores o parámetros de comparación debe ir dirigida no solamente a las áreas técnicas o de análisis, sino también a las personas clave dentro de la organización. La combinación de experiencia con capacidad para comprender los datos que fluyen dentro y a través de la organización puede producir enormes diferencias. Otro punto relevante es comprender que los datos aparecen en todas las áreas de la organización y no necesariamente dentro de la que pueden resultar de utilidad, de modo que no descartar datos y pensar “es posible que esto sea útil en otra área” tarde o temprano traerá frutos. Eso sí, no se trata de acumular datos sin razón, se deberá de tratar de categorizar y mantener cierto orden de modo que no se corrompa la razón original por la que los datos se guardan y no caiga la empresa en generar “datos basura”, además de resguardarlo adecuadamente a través de políticas de seguridad efectivas.

Al final, el objetivo es aprovechar los datos que aparecen a lo largo y ancho del macroproceso comercial para tomar decisiones que marquen diferencia y permitan a la empresa crecer y perdurar.

© 2020 Métodos Activos y Servicios de Consultoría, S.A.S. de C.V. Ciudad de México. contacto@mas-consultoria.com